El acuerdo aspira a reducir las emisiones en los sectores más contaminantes: el transporte, la industria, la construcción y el tratamiento de los residuos.