El proyecto denominado FABRIC responde a la idea de que internet está empezando a "mostrar su edad y sus limitaciones" y como todo sistema necesita evolucionar.