El movimiento en contra de la vacunación se origina de un artículo científico erróneo, ya retractado, en el que se estudió el vínculo entre autismo y vacunas.