La investigación analizó el consumo de cafeína, alcohol y nicotina con los parámetros de sueño.