Los ritmos circadianos, el metabolismo y la digestión están estrechamente relacionados, según numerosos estudios.