La socialización de las nuevas generaciones tiene una dimensión inevitablemente digital, en la que hay ventajas, peligros y, sobre todo, preguntas sin respuesta.