El control satelital del vehículo parece desmentir la versión de la joven que acusó al conductor de intentar secuestrarla.