Los delincuentes pidieron masas y sacaron el arma, dueños y empleados trabajan con el corazón en la boca.