Luis Fernando Larronda, de 42  años, había recibido un disparo en la cabeza mientras trabajaba.