A cuatro años del crimen, la Justicia uruguaya decidió que la investigación pase a manos de la Policía de Rocha.