La Intendencia de Montevideo habilitó decenas de fiestas, pero tienen controles estrictos.