Unos cuatro millones de estudiantes tomaron las calles de decenas de ciudades del planeta, según organizadores, para participar en una protesta considerada como la mayor de la historia para luchar contra el cambio climático.