La medida sindical se adoptó tras el asalto a la remesa de Prosegur y el tiroteo frente al banco Itaú.