Según la procuradora que trabajó en el caso, Laura Pérez, existe un vacío legal para la maternidad legítima en el caso de mujeres homosexuales.