El exmilitar condenado a más de 25 años de prisión vive desde el 10 de octubre en un edificio céntrico de Rivera, a tres cuadras de la frontera con Brasil.