La Federación Médica del Interior reclama que se considere como un agravante la agresión a un equipo de salud.