La Policía detuvo a cerca de cuarenta personas cuando pretendían protestar contra el presidente Daniel Ortega.