La confrontación que mantienen los líderes políticos de Washington supuso una pérdida económica de 3.600 millones de dólares.