La fiscalía general del suroriental estado de Quintana Roo descartó que haya turistas entre las víctimas.