Darío Badaracco presentaba quemaduras en el 60% de su cuerpo, ocasionadas por sus compañeros de celda.