Un padre y su hijo fueron acusados de ofrecer Lamborghinis y Ferraris a través de Internet por una fracción de su precio real.