En la Casa Blanca, el presidente Donald Trump y su esposa Melania recibieron a algunos familiares de las víctimas y a sobrevivientes, y también mantuvieron un minuto de silencio.