El fotógrafo estadounidense viajaba con un grupo de agentes fronterizos cuando se topó con varias familias.