La gota que colmó el vaso de la paciencia en Auschwitz son las fotografías que varios visitantes se hacen caminando sobre las vías de la línea férrea que conducía a los deportados a los campos de concentración.