La víctima es natural de Barron, una localidad de Wisconsin con menos de 4.000 habitantes, donde desapareció el pasado 15 de octubre.