En el país asiático el espionaje porno se ha convertido en un grave problema que ha derivado en numerosas protestas ciudadanas en los últimos años.