Durante la protesta varias ONG presentaron una solicitud ante los delegados del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, para que verifique la situación en la que se encuentran los "presos políticos", y anunciaron una campaña informativa para que la sociedad conozca "la realidad" de Venezuela.