El financiero estadounidense esperaba ser juzgado por explotación sexual de menores.