Ningún miembro del personal del hospital sabía que la mujer estaba embarazada hasta que esta comenzó a gemir.