Las lluvias del monzón son esperadas cada año para reponer las reservas de agua, pero también cuestan la vida a cientos de personas.