El equipo forense analizó la furgoneta con productos químicos usados para detectar restos genéticos.