El Congreso español rechazó en febrero pasado la propuesta socialista de Presupuestos del Estado de 2019 y Sánchez tuvo que convocar las elecciones para el 28 de abril debido a su debilidad parlamentaria.