El cuerpo del futbolista fue identificado el 7 de febrero, 18 días después de su desaparición.