Desde Berlín aseguran que no hay razones para especulaciones sobre el estado de salud de la canciller.