La vicepresidenta argentina dejó el micrófono abierto en dos ocasiones y fue blanco de críticas por sus comentarios.