La violencia en Ceará se ha convertido en el primer desafío en seguridad pública para Bolsonaro.