El tiroteo ocurrió en Torrance, una ciudad costera situada a unos 30 kilómetros al sureste del centro de Los Ángeles.