La Justicia argentina absolvió a los dos hombres y los condenó a prisión únicamente por el delito de "tenencia de estupefaciente con fines de comercialización".