La idea original era promover la creación musical con una serie de conciertos en el norte de Nueva York. Nadie previó que el festival se convertiría en el emblema de una generación.