Jerame Morales, de tan solo 12 años, bailó al ritmo de Imagine Dragons y se emocionó hasta las lágrimas.