El actor estadounidense visitó un restaurante de comida rápida y le dio una sorpresa a todos los que se encontraban allí.