Es la primera vez que una cinta en español (y mixteco) es nominada al Óscar más importante.