La duquesa de Sussex se mostró "muy embarazada" un día después de que su padre reconociera públicamente que no habla con su hija desde el casamiento con Harry.