Lady Gaga usó cuatro vestidos en uno, Katy Perry se puso un candelabro y Ezra Miller convirtió su rostro en una ilusión óptica en la gala más extraña de las estrellas.