Jessi Combs trabajaba en la popular serie de televisión Mythbusters y falleció mientras intentaba romper un récord de velocidad en un vehículo de propulsión reactiva.