El rapero canadiense consiguió 1.000 millones de reproducciones en una semana con su nuevo disco.