Padres adinerados pagaban para que sus hijos fueran aceptados en prestigiosas universidades como Yale y Stanford en el mayor caso de fraude universitario en Estados Unidos.