La actriz estadounidense insiste en que las mujeres deben tener "control legal sobre sus propios cuerpos".