El combinado uruguayo se ejercitó por primera vez en Porto Alegre, sede del partido contra los nipones, y lo hizo a puerta cerrada durante toda la sesión.