El delantero portugués reconoció los hechos ante el tribunal en un juicio que apenas duró cinco minutos.